lunes, 7 de marzo de 2011

Los cambios tecnológicos que se nos imponen

Hace rato que no escribo nada, pero no por que no piense nada.. porque si, si pienso y mucho; y a veces los pensamientos se arremolinan de tal manera que es difícil hasta para mi saber qué es lo que quiero compartir.

Diría que es que no tengo tiempo para sentarme a redactar de manera seria, pero creo que es más un asunto de hábito y constancia.

En el interín de este silencio cibernético parte de la responsabilidad recae en el hecho de que mi computadora vieja (mi conchita) se murió... primero me puso una pantalla negra que pedía una contraseña que no existía!! Gracias a las habilidades y sabiduria de Charly, mi hermano, le recuperamos la pantalla. Pero siguió resistiendose a vivir, no le funcionaba el touch pad ni los puertos de usb... era como si tuviera una orden de "no resucitar",  todos nuestros esfuerzos se iban complicando y al final, la pantalla quedó negra sin signos de actividad. Hubo que llevarla a un servicio técnico recomendado por el call center del fabricante. Veintemil colones después, me dieron el diagnóstico, había que reponerle la tarjeta de video, la de los puertos usb y  LUEGO ver que más tenía malo.

Asi que comparando lo que me costaría la reparación con una nueva comprada por internet, me decidí por esto último y ahora tengo a mi "conchita segunda", más rápida que la primera y con software de avanzada.... hasta que quede obsoleto!!!

Pero bueno, durante todo este periplo me dediqué a usar otros artefactos de la familia y a punta del disco duro externo en el cual logré salvar casi toda la información anterior, seguí trabajando, "feisbuquiando" y en contacto con el mundo, actividad que se ha impuesto desde que todos vivimos por medio de estas redes cibernéticas.

Pero este impass tecnológico me hizo confirmar una filosofía de vida que vengo practicando desde hace un tiempo, y es no apegarme a nada.- ni material, ni emocionalmente - poner en perspectiva lo que es realmente importante para mi, esa parte espiritual de un crecimiento que solo puede darse de manera consciente, viviendo cada día y cada momento en el aqui y el ahora... disfrutar de lo que hay en este momento, no preocuparse ni sufrir por el futuro ni el pasado, más bien ocuparse en vivir plenamente el hoy.

Asi que, computadora o no, sigo siendo una persona feliz!!! Y es lo que deseo para todos: una vida llena de paz y felicidad!